Nosotros en 1930

En los años de 1930 encontramos a Francisco Lejeune como Director General y a Jesús E. Vera como Director Técnico; corno administrador a León Hartz. Entre el profesorado encontramos a Juan Gaucher, Rafael Latapie, Antonio Gutiérrez, Pablo Jiménez, Gregorio Figueroa, Pedro Gueneau, Alfredo Ramos, René Capdevielle, Ceferino González, Amancio Albillos, Julián Lesaicherre, Javier Escontría, etc.

Entre los alumno sonaban muy alto los nombres de Oscar Creel, Jorge Sotelo Regil, Santiago Castro, Desiderio Graue, Manuel Ortiz, Carlos Escalante, Luis Martínez, Tomás Perrin que eran del "Colegio Chico".

También, Rodolfo Charles, Luis Uribe, Manuel Bejarano, Jorge Cravioto, Humberto Alcocer, José Montemayor, Carlos Huerta, José Espinoza, Marco Antonio Mestre, Miguel Necochea, Joaquin López, Negrete, Marcial Portilla, Guillermo Acuña, Francisco Vallejo, Manuel Ibargüengoitia, Rafael Manterola, José Arec, Antonio Busqueta, Enrique Graue, Pablo Chauvet, Joaquín Araoz, etc.

En 1932, el 13 de mayo, se fundó la asociación de exalumno. De los 180 exalumno que concurrieron a su inauguración en el club France, mencionamos a: Pedro Suinaga, José Pría, Etienne Rouselón, Ramón y Juan Marrón (el famoso Dr. I.Q.), Francisco Villagrán, Manuel Ampudia, Juan Autrique, Alberto Robles Gil, Paúl Moche, William West, Luis Núñez, H. E. Icaza, Alfonso Estrada Menocal, E. G. Pinzón, Luis Guzmán, Francisco Perillat, José Fox, Pierre Villain, Ignacio Soto, Carlos Alfaro Vargas, Miguel Soberón, Enrique de la Mora, José Iturbe, etc.Este esplendor fue decreciendo en los años siguientes. de tal manera que si en 1933 el Instituto Franco Inglés contaba con 960 alumno. en 1935 apenas llegaban a 119 pues se tuvo que suprimir Primaria y Secundaria.

En 1937, como presagio funesto de lo que tendría que venir, el Director Dn. Francisco Lejeune. que había sido uno de 106 fundadores, fue atropellado frente al Colegio el 26 de julio; el primero de agosto fallecía.

Don María Ángel Levavaseur se quedó al frente del Colegio hasta el 24 de Junio de 1938 en que el INSTITUT FRANCO ANGLAIS SAINTE MARIE cerró el pabellón de su tienda, como el gigante que, después de la batalla se retira a reposar para reemprender la lucha al alborear de un nuevo día.